¿Qué es la Presbicia?

presbicia o vista cansada en óptica en las tablas

Presbicia: La guía completa para entender nuestros ojos a partir de los 40

La presbicia, también conocida como vista cansada, es un problema común que afecta a muchas personas a medida que envejecen.
En esta guía completa, aprenderás todo lo que necesitas saber sobre la presbicia, cómo afecta a nuestra visión y qué opciones de tratamiento están disponibles para ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas mayores de 40 años.

Presbicia a partir de los 40

Cómo puedes reconocer si tienes vista cansada

presbicia o vista cansada en óptica en las tablas

Cuando llegamos a esta maravillosa edad, en algunas ocasiones nos pasa alguna de las situaciones que os describo aquí:

  • “Toda la vida he visto muy bien. De lejos he podido ver los nombres de las calles o las señales de tráfico desde muy lejos, pero últimamente de cerca… ¡no veo!”
  • “He sido incapaz de enhebrar la aguja.”
  • “He tenido que aumentar el tamaño de las letras del móvil o de mi libro electrónico para verlo bien.”
  • “He dejado de leer, porque a los pocos minutos, me duele la cabeza y me bailan las letras.”
  • O el más común: “Tengo que alejar el móvil o libro para poder verlo bien”

Todos estos signos son típicos del mismo diagnóstico: la presbicia o vista cansada y pueden venir acompañados de dolor de cabez y fatiga ocular.

Si alguno de los sintomas anteriores empiezan a ser necesarios o cotidianos no esperes más y contactanos

Síntomas y diagnóstico de la presbicia

Hábitos que retrasan la vista cansada

presbicia o vista cansada en óptica en las tablas

Si estas empezando a sentir los signos antes indicados, no te alarmes.

Probablemente, aunque estés empezando a sufrir los primeros síntomas de la presbicia o vista cansada, todavía puedes retrasar su aparición:

¿Como?

Ayudándote de buena luz ambiental, preferiblemente luz natural, haces un buen descanso durmiendo una media de 8-9 horas diarias, no usar el móvil con poca luz o a oscuras, mantener una alimenticion sana y equilibrada e incluso, realizando ejercicios visuales a modo de entrenamiento enfocando a diferentes distancias.

Si incorporas estos hábitos a tu día a día puedes posponer el uso de gafas de cerca o progresivas durante unos añitos más.

Lo que sí es cierto es que nadie nos libramos de la presbicia. Tarde o temprano todos la sufrimos.

Si, por el contrario, aparecen síntomas más molestos como son:

Dolor de cabeza, enrojecimiento o picor de ojos, fatiga visual o has dejado de leer porque te cuesta enfocar, y todo esto se acumula al final del día, tras una jornada laboral delante de papeles y/o el ordenador no lo dejes pasar.

Te aconsejamos que te pongas en contacto y te dejes asesorar sobre las distintas opciones que tenemos para afrontar esta nueva etapa de tus ojos

Cómo tratar la presbicia

Por qué ILUVISION es tu óptica en Las Tablas

presbicia o vista cansada en óptica en las tablas
Un síntoma habitual, alejar la lectura de nuestros ojos

Si los síntomas además de aparentes empiezan a ser molestos, asegurate.

El diagnóstico se realiza mediante un examen ocular completo, que puede incluir pruebas de agudeza visual, refracción y examen del fondo de ojo.

Una vez diagnosticado existen varias opciones en función del grado y necesidades:

  1. Gafas monofocales: graduadas sólo para distancias cercanas.
  2. Gafas ocupacionales, si necesitas tener en la misma gafa buena visión de lectura, ordenador e incluso hasta una distancia de entre 3 y 4 metros.
  3. Gafas antifatiga. Si la presbicia es bajita, consigues tener en la misma gafa la graduación de lejos y un refuerzo en cerca, para que sea más fácil enfocar el ordenador y el móvil. Este tipo de cristales también se aconsejan en personas que usan mucho el ordenador o, por estudios prolongados, como son las oposiciones, para disminuir la fatiga visual, de ahí su nombre de “antifatiga”.
  4. Gafas progresivas. Para llevar todas las graduaciones en una misma gafa, desde lejos hasta distancias cercanas, como también las intermedias No necesitarías quitarte las gafas en ningún momento.6
  5. Lentes de contacto progresivas Sí, sí, también existen. Siempre compatible con las gafas, nunca son un sustitutivo de ellas. Sinceramente, no ofrecen la nitidez absoluta que ofrecen las gafas, pero te “libera” de llevar las gafas, de depender de ellas en todo momento. También pueden ser una buena opción para realizar actividades de ocio, deporte… aunque muchas personas las usan como primera opción para el trabajo. ¿Por qué no probarlas?
  6.  

Si la presbicia te preocupa

y después de leer te sientes identificado

presbicia_o_vista_cansada_optica_en_las tablas 7
¡No esperes más!

Si es tu caso,  realizaremos un examen visual completamente ¡GRATIS!.

En caso de que sea necesario y no lo puedas retrasar más tiempo te expondré los distintos tipos de tratamientos que existen en la actualidad.

Según el uso e intensidad, ya que no es lo mismo la lectura de un libro que el uso de un ordenador.

Ideas erróneas o mitos sobre la presbicia

Por qué es importante la opinión del experto

gafas para ordenador lentes azules

“Con las gafas de farmacia, se solucionan mis problemas de cerca.”

Es muy tentador adquirir gafas de lectura premontadas, porque son económicas y porque te las llevas en el momento.

Pero lo que en las farmacias y otros establecimientos que las ofrecen no explican es que, realmente, son 2 lupas que aumentan lo que estamos viendo, adaptadas en una montura (generalmente de mala calidad, de materiales plásticos), para que sea más fácil el uso de dichas lupas.

Pero esas lupas tienen una baja calidad óptica, ofrece distorsiones, mayores, cuanto mayor sea el aumento que compramos y están montadas para una distancia interpupilar estándar, además de no llevar antirreflejante cuya finalidad es hacer la visión más cómoda, sin reflejos, sobre todo cuando lo que estamos viendo son pantallas digitales.

Tampoco compensan posibles astigmatismos y llevan el mismo aumento en ambos ojos. Y no siempre tenemos la misma graduación en los dos ojos.

En conclusión, son una solución económica para emergencias, para usos puntuales, pero no para un uso continuado.

“Yo, como soy miope, no tengo presbicia”, esta idea es equivocada.

Puedes pensar o haber oído comentarios como:

Si eres miope, el hecho de que de cerca veas bien sin gafas, no significa que no tengas presbicia. Sólo es que tu vista cansada está siendo compensada con la miopía que usas en tus gafas.

Un miope de -2.00 Dioptrías, con una presbicia de +2.00 D hace que en cerca no necesites gafas para ver bien, pero no significa que tu cristalino sea capaz de enfocar.

Realmente, no tendrías presbicia si con tus gafas de miopía lograras ver también nítido durante unos minutos de cerca.

Scroll al inicio